//
ARTE FACTUM

ARTEFACTUMbotonesCATALÀ


En Arte factum entendemos las artes como un medio para el aprendizaje, la experiencia comunitaria y los procesos col·laborativos que reflexionan y ensayan formas de transformación socioeducativa. Proponemos la creación de imágenes, palabras, sonidos, cuerpos y experienciencias a través de las artes como un dispositivo de articulación colectiva y un lugar de exploración de las insuficiencias y potencialidades de nuestros presentes.

Nuestra actividad se desarrolla en torno a dos líneas principales de acción. Una linea de mediación y colaboración con redes activas, y una línea de acciones formativas a través de cursos, talleres, seminarios y otras acciones de conocimiento colectivo. La línea de mediación está orientada a desarrollar proyectos artísticos y socioeducativos sobre problemas específicos. Las acciones formativas proporcionan herramientas y metodologias artísticas que incentivan prácticas horizontales, colaborativas e incluyentes para tejer comunidades de aprendizajes múltiples y sostenibles que trabajen de forma situada.

Todas nuestras acciones están orientadas a desarrollar prácticas para la igualdad de las inteligencias, epistemologías situadas y estrategias de interseccionalidad en la forma de abordar los problemas y las realidad con las que trabajamos.

 


Mediación y colaboración con redes activas


  • Trabajar desde la situación

Partimos del conocimiento situado porque este nos permite [des]localizar y cuestionar las relaciones de poder, al tiempo que crea condiciones óptimas para la conversación y los afectos. Cuando producimos conocimiento situado queremos decir que los investigadores son parte de la investigación, se interrogan a si mismos, se perciben como objetos de investigación.

  • Crear dispositivos de experiencia colectiva

Partimos de la experiencia y el cuerpo como motores del aprendizaje, proponiendo un conjunto de dispositivos y artificios a través de la práctica artística que permiten que la comunidad educativa se piensa a si misma en movimieniento. Entre la técnica y la habilidad el artificio es antes que nada un entre-dos, una forma siempre singular de responder a los problemas encontrados. Nos sitúa entre lo que somos, lo que ya hemos dejado de ser, y lo que estamos deviniendo. El artificio es una fábrica ecológica, actúa sobre el medio educativo y lo hace hablar tanto como él mismo es “actuado” y “hablado” por el medio educativo. Se establece una relación y de lo que se trata es de pensar los efectos a través de ella. Esta relación inédita abre un saber situado.

  • Visibilizar las minorias y los saberes periféricos o subalternos

Entendemos que el saber es una categoría atravesada por el poder y sus lógicas de privilegio y exclusión. Por eso nos interesa visibilizar saberes subalternos, ocultos o dispersos que cuestionen las lógicas dominantes, y abran un espacio interseccional para el debate sobre la vida educativa.

  • Tejer comunidades de aprendizajes múltiples y sostenibles

Con esta vocación nos situamos en el horizonte de la democracia de las experiencias para entender el conocimiento como un prisma multidimensional y móvil sobre la diversidad de las situaciones, visiones, experiencias y posiciones convocadas en cada caso.

Partimos del principio de igualdad de las inteligencias. Al hablar de la igualdad de las inteligencias no nos estamos refiriendo a que todas las inteligencias sean iguales, sino a romper con el privilegio, la superioridad y la desigualdad, para pensar que el otro es capaz de aprender. Por eso la igualdad de las inteligencias no es una meta que queramos alcanzar, sino un principio del que partimos en cualquier proceso de colaboración y aprendizaje.

  • Abrir nuevos espacios de práctica y pensamiento

Trabajamos una forma de organizar el conocimiento que trasciende las disciplinas y las áreas de una forma radical. Entendiento que el conocimiento es también lo que está entre las disciplinas, lo que las atraviesa y lo que está más allá de ellas. Por eso la conversación de saberes y la complejidad son inherentes a una actitud transdisciplinaria que se plantea el mundo como pregunta y como aspiración.

  • Establecer colaboraciones a largo plazo

Desde Arte factum entendemos que el campo de experimentación es la misma comunidad educativa como territorio colectivo que implica a diversos agentes durante tiempos prolongados. Por eso nos interesa compartir herramientas y estrategias de autonomía que permitan a las comunidades educativas desarrollar sus propias prácticas y cuestionamientos.


Procesos pedagógicos y metodologías con grupos 


Decidir «hacer grupo» implica fabricar esa
 posibilidad. No se nace grupo, se hace grupo. Eso implica que no hay creación colectiva sin creación de colectivo, y para crear un colectivo hay que abrir espacios para la enunciación y la diferencia, y promover estrategias para que esa diferencia no sea vivida como un conflicto de posiciones irresolubles, sino como una potencia que enriquece, contrasta y amplifica el proceso de aprendizaje y creación.

Consideramos los grupos como artificios, sistemas ecológicos que experimentan y seleccionan entre una infinidad de relaciones aquellas que más les convienen. Los artificios se deslizan, se tejen, se piensan en el movimiento. Su fabricación obliga a tener en cuenta el carácter no natural de nuestras
 comunidades, a considerar que en diferentes grados la riqueza de una cultura se juega en su capacidad para fabricar artificios capaces de agenciar potencias y saberes.

A partir de la experiencia y del trabajo en diversos grupos hemos planteado unas orientaciones metodológicas generales para abordar las dinámicas colectivas:

  • Hacer y pensar es siempre hacer y pensar con otros

El liderazgo es colectivo. Evitar atrincherarse en posiciones especializadas, saberes propios o lugares comunes. En el tránsito de lo propio a lo impropio se produce el conocimiento.

  • Experimentarnos como problema a practicar

Proponernos más allá de lo que conocemos para percibirnos como objetos de experimentación.

  • Abandonar los espacios cómodos

No buscar similitudes sino diferencias para encontrar el material con el que trabajar. El margen de la diferencia tiene que ver con profundizar.

  • Entender los tiempos del proceso

Lo más difícil es aprender cómo trabajar en el proceso. Evitar las resoluciones rápidas y los conflictos con el resultado.

  • Crear espacios de tensión y contraste

Sostenernos en una interrogación continuada para proponer un cuestionamiento constante sobre el proceso y la propia práctica.

  • Visibilizar las minorías

Las mayorías aplastan a las minorías disidentes. Buscar herramientas para la negociación y profundizamiento en los conflictos: trabajar con las posiciones antagonistas y disidentes aún cuando estén fuera del marco imaginado.


Investigación basada en genealogías y estudio de síntomas del presente


Otra forma de aproximación a la investigación son las genealogías y el archivo de casos de estudio sobre iniciativas que se articulan entre la práctica artística, la práctica pedagógica y las prácticas críticas. Las genealogías nos ayudan a comprender los puntos de conexión entre el pasado y el presente, identificando qué prácticas del pasado son las que continúan operando en la actualidad. Su estudio permite dar visibilidad a prácticas educativas que articularon nuevas concepciones pedagógicas y, al mismo tiempo, resignificar las tradiciones invisibilizadas del pasado conectándolas con prácticas del presente.

Entendemos las genealogías como una necesidad de reconstruir la historia desde los márgenes, con la voluntad de recuperar prácticas del pasado y poner en valor saberes oscurecidos por los relatos dominantes.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

Follow ARTE FACTUM on WordPress.com
Anuncios